Muy interesante artículo de Jeanne Siaud-Facchin y Olivier Revol, que acaba de ser publicado en la edición de Abril de la revista mensual francesa “Sciences Humaines“. En el mismo, sus dos autores nos describen de manera básica las características de los niños y adultos superdotados, advirtiendo de como su potencial puede ser desactivado si no se consigue identificar. También nos avisan de los riesgos de que esas supuestas ventajas que ofrece la superdotación se conviertan en obstáculos si no se tiene un entorno favorable…

En la traducción podría haber usado el termino AACC(Altas Capacidades) para el alto potencial(Haute Potentiel) que describen Olivier y Jeanne, pero he declinado esa opción por la razón de que llamarlo así podría llevar a la confusión. En el artículo, queda claro que este concepto va dirigido a ese 2-3% de la población que se encuentra al este de la campana de Gauss, mientras que las AACC abarcarían un campo bastante más ámplio. Creo que a cada cosa hay que llamarla por su nombre, de manera que he usado el mismo término HP para el alto potencial al que se refieren sus autores, tratando de ser lo mas fiel posible al texto original.

También es muy importante reseñar que en Francia utilizan el termino “niño precoz” para referirse a los infantes superdotados, de ahí que el artículo mencione al principio que los niños precoces son aquellos que superan el CI de 130…

OLIVIER REVOL Y JEANNE SIAUD-FACCHIN

Olivier Revol, psiquiatra infantil, ha publicado, entre otros, 100 idées pour accompagner les enfants à haut potentiel, , Tom Shoot, 2015.

Jeanne Siaud-Facchin, psicóloga practicante, ha publicado, entre otros, L’Enfant surdoué. L’aider â grandir, l’aider à réussi,, Odile Jacob 2012.

La inteligencia es una fuerza. Pero cuando esta se abre demasiado nos encontraremos con problemas existenciales, lo que puede convertirse en una fuente de aislamiento.

Los niños precoces, se definen por un CI de más de 130. Tienen características cognitivas y emocionales que pueden ser desamparadas por los adultos y que influyen en el desarrollo de su personalidad. No todos son iguales, por supuesto, porque cada ser es único. Ellos son diferentes y se hacen notar, como la cebra en el medio de la sabana, siendo también únicos: las rayas de cebra son como sus huellas dactilares (1)

La precocidad intelectual es a menudo una oportunidad, pero no está exenta de riesgos (2). Localizar rápidamente el alto potencial intelectual requiere un buen conocimiento de las características que distinguen a un niño con alto potencial (HP, Haute Potentiel) de un niño normal. Con la clara idea de que algunas ventajas pueden llegar a convertirse en desventajas.

Niños diferentes
Se estima que del 2 al 3% de los niños son HP. Aunque la causa es aún desconocida, el componente genético es ahora indiscutible en la comunidad científica. Esto es determinante, sin llegar a ser “programable”, y menos mal, porque la tentación de la eugenesia sería aterradora. Hay mas superdotados, significativamente, en la misma familia, pero no sólo en línea directa. Abuelos, tíos, tías, primos pueden compartir estas características. Características, esa es la palabra clave. Los niños HP no tienen necesariamente todas ellas, y otros niños, no HP, pueden presentar ciertos rasgos. Es su intensidad y especialmente su coexistencia lo que incitan a hacer una lectura avanzada.

Los clínicos sofisticados describen diferencias en los primeros meses. Ciertas adquisiciones tempranas, sobre todo en el lenguaje, son encontradas, y rápidamente se ilustran mediante incesantes preguntas ( “por qué?”). Las actitudes desafiantes y una tendencia a la argumentación a menudo se describen por los padres sorprendidos por esta “rabia por dominar” (3). Se reúne sobre todo en el niño, que quiere decidir por sí solo, rechazando, por ejemplo, vestir ciertas prendas que “raspan”, o exigiendo que les corten las etiquetas! La escasez de manifestaciones de oposición en las niñas, que suelen ser  “hyperconfonformistas”, es sin duda la causa de infravaloración en la precocidad intelectual femenina y del retraso en su identificación.

Los trastornos del sueño son comunes a cualquier edad: el insomnio en bebés vinculados a la madre por la ansiedad de separación, no querer acostarse a la hora a partir de los 2 años, la ansiedad por la noche en los niños mayores. La excitación ansiosa es casi constante. La inteligencia es la ansiedad cuando esta comienza a una edad temprana a hacerse preguntas existenciales y se complica la vida diaria. Ellos están en alerta desde los 3 años por preocupaciones excesivas sobre el universo o la vida después de la vida. La comprensión temprana de la condición de la muerte es preocupante en una época en la que todavía debe ser un concepto abstracto o lúdico, como en los dibujos animados o videojuegos (“sé que no tengo muchas vidas … ” ). Más tarde, los temores son por las enfermedades, catástrofes mundiales (guerras, meteoritos, inundaciones …) o por los familiares (enfermedades de los padres, separaciones …). En cuanto a la adolescencia (que para ellos comienza antes!), está principalmente marcada por la sensación de no estar en sintonía con los demás estudiantes de instituto.

Adultos especiales
Los adultos HP han sido excluidos por demasiado tiempo del ámbito clínico, como si este “niño ex-precoz” se convirtiera en un adulto normal entre los demás. Por lo tanto, las limitaciones de adaptación y los requisitos para el éxito profesional y familiar no son menos que los esperados en el plantel escolar. Se describen adultos “en estado de alerta”, que prestan atención aguda y continua al medio ambiente y captan las señales más sutiles. Con un análisis sostenido del mundo, lo que está sucediendo allí, lo que está en él, lo visible y lo invisible … Sobre todo, el intento constante de entender quiénes son y cómo funcionan. Su sensibilidad exagerada a todo lo que les rodea(4) aumenta sus habilidades (gracias al neurólogo portugués, Antonio Damasio(5), sabemos que nuestras emociones refuerzan nuestra inteligencia). pero también puede debilitar nuestra relación con los demás. La mayoría de los testimonios de los adultos HP insisten en la sensación de verse fuera de onda. Sin duda a causa de la persistencia de valores innegociables como un fuerte sentido de la justicia, un amor a la verdad y una irresistible necesidad de confianza.

Al igual que sucedía en la escuela, reaparece en la vida profesional el riesgo de ver convertidos los dones en obstáculos. Sus personalidades apasionadas y creativas preocupan a los gerentes. Más difíciles de manejar, pueden parecer amenazantes para algunos supervisores. Con el riesgo de ser rechazados o dejados de lado, que viene a ser lo mismo. . . La herida es aún más profunda si el adulto ignora su particular forma de ser. Se desafía a sí mismo y cree que es responsable. Es entonces cuando la identificación de su condición se convierte en una palanca de valor incalculable … La energía sin límites, constructiva y creativa, es la firma de estos adultos cuyo HP podría ayudar a transformar el mundo. ¡Saquemos ventaja de ello! El conocimiento de su funcionamiento cerebral no ha hecho mas que empezar, y tiene mucho que aportarnos …

El alto potencial no es, por lo tanto, en si mismo, ni una desventaja ni una enfermedad. Muy a menudo, se trata de una oportunidad. En algunos casos, su ignorancia es un riesgo. Por el contrario, la identificación de la precocidad intelectual y especialmente su reconocimiento (por el individuo y su entorno) lo convierten en una fuerza de gran valor.*

 

(1) Jeanne Saud-Facchin, L’Enfant surdoué. grandi; l’aider â réussir, Odíle Jacob, 2012.

(2) Gabriel WahI, Les Enfants intellectuellement precoces, Puf, coll. «Que sais-je?’» 2015.

(3) Ellen Winner, Surdoués. Mythes et réalités, Aubei’, 1997.

(4) Voir Susan Darnes et Michael Piechowski (dir.), Living with Intensity. Emotional development of gifted children. adolescents and adults, Great Potential Press, 2009.

(5) Antonio Damasio. O Erro de Descartes, Emoção, Razão e Cérebro humano, Temas e debates, 1994.

Publicado en castellano bajo el título “El error de Descartes, ed. Destino, 2011

 

Más referencias en:

«Haut potentiel intellectuel et TDAH: ressemblances, différences, coexistence ?’» Olivier Revol, ANAE, n° 140, février 2016.  

«Hemispheric specialization in giftedness. Psychometric behavioral and electrophysiological investigation’» M.-N. Magniè, C.Caro et S. Faure, 6th IBRO World Congress of Neuroscience, Prague, 10- 15 Juliet 2003. .                                                                

«La Constellation des dys» Michel Habib, De Boeck/Solal, 2014.

“La précocité intellectuelle, un handicap?”

JEANNE SIAUD-FACCHIN & OLIVIER REVOL

*Traducción del artículo publicado en la revista “Sciences Humaines”, Abril 2017.

http://les-tribulations-dun-petit-zebre.com/2017/03/18/la-precocite-intellectuelle-un-handicap-sciences-humaines-mars-2017/