Interesantísima entrevista con la psicoterapeuta francesa(nacida en Avignon) Jeanne Siaud-Facchin, realizada por Stephanie Borg para “La Tribune” en el pasado mes de Febrero. Jeanne es una de las mayores expertas europeas en superdotación, y en los problemas que puede acarrear un exceso de inteligencia. Prueba de ello fue su exitoso libro “¿Demasiado inteligente para ser feliz?”(¿Trop intelligent pour être heureux ?, 2008), adorado por todos los que lo han leído. Fue en esa maravillosa obra donde ella introduciría el brillante concepto de “cebras” para referirse a las personas superdotadas. En 2014, el libro sería publicado en castellano y su repercusión hizo que Jeanne se daría a conocer en España.

En esta entrevista, Siaud-Facchin nos hablará de sus comienzos en el mundo de la psicología; además de los motivos que le llevaron a interesarse en comprender a los adultos superdotados para intentar que les resulte mucho mas fácil encajar en este mundo.

 

 “Psicóloga clínica, Psicoterapeuta, autora de una docena de trabajos, Jeanne Siaud-Facchin posee también un espíritu emprendedor comprometido. Esta especialista en las dificultades del aprendizaje fundó Cogito’z; el primer centro europeo de psicología integral. Después de Marsella, Avignon, Paris y Londres, Cogito’z se instalaría en Lyon. Oportunidad de Jeanne Siaud-Facchin para hablar de los adultos superdotados, su forma de ser tan poco habitual es un potente caldo de cultivo para las empresas”.

STEPHANIE BORG

En el año 2000 fundaste en Marsella Cogito’z; un centro dedicado a los problemas de aprendizaje escolar. ¿Que representa esto?

Jeanne Siaud-Facchin. Siempre ha tenido la idea de crear un lugar de acogida y cuidado, con varios practicantes, donde todos puedan venir a explicar sus dificultades sin que su interlocutor trate de ponerles ninguna etiqueta ni tampoco juzgarles.

Anteriormente, estudié psicología en dos etapas: cuando era una “chavalita”, a la salida del Bac, en Avignon, y luego diez años después en la Universidad de Paris X Nanterre; después de crear una agencia en comunicación de eventos. Pasé mi DEA( Diploma de Estudios Avanzados) y mi DESS(Diploma de Estudios Superiores Especializados) el mismo año bajo la autoridad de Bernard Gibello (Nota del editor: el psiquiatra que abrió el camino, en Francia, a la psicología integral y que trabajó, en la psicopatología, los problemas de las funciones cognitivas y la inteligencia).

En el Hospital de la Salpêtrière, trabajamos en su laboratorio de investigación basado en la exploración por pruebas de todo tipo. Cogito’z es su emanación directa.

En este tiempo, has pasado de los problemas del aprendizaje escolar a cuestionarte la precocidad. ¿Van los casos en aumento?

Debemos acabar con esta confusión y evitar que se transmita esta falsa idea: no hay más superdotados que antes. El término “superdotado” se utiliza por conveniencia. Pero también hace referencia a un alto potencial, intelectualmente precoz o cebra – una terminología que introduje por razones emocionales y contextuales. Los superdotados todavía representan el 2,3% de la población. Es una ley matemática y estadística, la campana de Gauss.

Sin embargo, las pruebas de evaluación están cambiando. Se vuelven a calibrar cada diez años para adaptarse a la población actual.

Por otro lado, sabemos mas de los superdotados. Hay más psicólogos interesados. Al mismo tiempo, los padres también consultan con más facilidad: la psicología se ha vuelto más familiar, ya que era una disciplina reservada a la locura. Es por estas razones que hablamos más al respecto.

¿Cómo se analiza esta campana de Gauss en el caso de la precocidad?

La base es un promedio determinado de un Cociente de Inteligencia (IQ) de 100. Ser superdotado es formar parte de una puntuación simbólica de 130, dos desviaciones por encima del promedio. Estadísticamente, el 68% de la población tiene un coeficiente intelectual entre 85 y 115. Esto significa que la vida, la escuela, el medio ambiente, y por lo tanto las empresas, se hacen para ellos. Con un coeficiente intelectual entre 115 y 130, eres cuantitativamente más inteligente, tienes más facilidades, pero sigues funcionando como las otras personas. Cuando superan la barrera de 130, cambia su funcionamiento. La “normalidad”, en el sentido estadístico del término, se vuelve más complicada de abordar.

Si la pregunta sólo fuera cuantitativamente más inteligente que las demás, no habría motivo para preocuparse por ello. La persona superdotada trabaja con mecanismos, procesos de pensamiento y razonamientos que son significativamente diferentes de los demás. Por otra parte, la neurociencia contemporánea ha validado lo que los clínicos han observado durante mucho tiempo: la arquitectura de ciertas áreas del cerebro es ligeramente diferente en ellos.

En 2008, escribiste tu primera obra en francés, todavía considerada como la referencia, dedicada a la precocidad intelectual en los adultos: “¿Demasiado inteligente para ser feliz? El adulto superdotado” (Ed. Odile Jacob). ¿Cómo abordó a los adultos?

En el centro, hemos cuidado durante mucho tiempo a niños y adolescentes en dificultades. Al ver a los padres colapsar mi oficina al leer las evaluaciones de sus hijos y decirme que estaba hablando de sus vidas, me pregunté cuantos niños talentosos se estaban perdiendo … consulté los estudios y la literatura internacional, pero no había nada en ese momento .

Así que empecé a trabajar con los padres de mis pacientes durante los grupos de trabajo, y escribí mi libro, sin suponer su impacto. Recuerdo que cuando estaba fuera, estaba haciendo el Rallye des Gazelles en el desierto marroquí. A mi regreso, decenas de adultos querían tener una cita y nadie sabía cómo recibirlos excepto yo. Fuí invadida por el pánico … pero era una verdadera revelación!

¿Qué elementos caracterizan realmente a estas personalidades, aparte de su forma diferente de pensar?

Ser superdotado es una manera de estar en el mundo. En el nivel intelectual, esta población tiene una gran capacidad de análisis. Pero también de una exagerada lucidez sobre las cosas. Todo es escaneado de una manera deslumbrante para recoger una multitud de información que llega simultáneamente al cerebro. Estos constantes bombardeos enriquecen considerablemente la capacidad de pensar. Pero al mismo tiempo, pueden crear confusión y dificultades para seleccionar la información pertinente y ordenar las prioridades.

Pero, quizás lo más importante que caracteriza a una persona superdotada es su hipersensibilidad e hiperactividad emocional. Una vez más, las neurociencias han notado una vulnerabilidad particular de la amígdala, la pequeña área situada en las profundidades del primitivo cerebro y cuya misión es decodificar las emociones. Lo que es insignificante para la mayoría, se convierte en un cataclismo emocional en ellos. Su umbral de reactividad es mucho menor. A menudo se sienten destrozados, porque son muy sensibles a la injusticia.

Me gusta mucho esta terminología americana que podría ser la línea de base de los superdotados: “intense world sendrome”(síndrome del mundo intenso). Todo es intenso en los superdotados: inteligencia, conexiones neuronales, velocidad, sensibilidad, emotividad, su forma de ser en el mundo, los vínculos con los otros. Y cuando todo es intenso, puede dar al mismo tiempo mucha energía, de fogosidad y de poder, pero al mismo tiempo una gran vulnerabilidad. El superdotado es un poco como el cristal: brilla más, es más bonito, más fino … pero también es más frágil.

¿Es este brillo y fragilidad compatible con un mundo de trabajo donde, a menudo, sólo es aceptado brillar?

Todo depende, de nuevo, de cómo haya crecido el niño. Si su formación fue de la mejor manera posible con una base de lazos afectivos suficientemente agradables, es decir no perfectos- pues los padres que desean ser perfectos son los peores padres- y si sus peculiaridades no dieron lugar a dificultades de adaptación escolar demasiado importantes, que podrían haber pasado por las correspondientes exigencias del sistema, será entonces cuando el superdotado confíe en el lado brillante de su alto potencial.

Será un adulto en toda regla; podría ser pintor, conductor de vehículos pesados o presidente de la República. Son personalidades carismáticas que necesitan ser líderes, empresarios, para mantener posiciones en las que tienen la libertad de hacerlo.

¿Significa esto que no pueden ser manejados?

Quieren tener un lider. Pero debe ser un lider a quien admiren y que les incluya en un proyecto. A menudo, los gerentes tienen miedo de estas personalidades que ocupan posiciones de trabajo, que quieren hacer las cosas y seguir adelante. También son adultos bastante visionarios. Están entre los que piensan que en diez años se fabricará un coche rojo. Es una intuición: no tienen argumentos reales para justificar su idea, que a menudo resultará cierta. Pero ellos serán apartados por esto.

Es cuando el adulto pierde consideración por su jefe y la relación se complica. Sobre todo porque entienden las cosas de manera diferente a la media. También es algo evidente cuando tienen en mente liderar a un equipo.

Paradójicamente, los superdotados son, para algunos de ellos, adultos que han sido estudiantes que han fracasado en la escuela y que no necesariamente tienen los estudios adecuados para atraer a las empresas. ¿Cómo remediarlo?

A veces es más válido para aquellos que no son conscientes de que poseen estas características; una vez siendo adultos, viven momentos de grandes fragilidades y dudas, donde se frustran. Es difícil para ellos adaptarse al mundo profesional. Para ellos, el camino es bastante tedioso. A veces toman atajos, entonces logran aferrarse para obtener licenciaturas , incluso de manera un poco extravagante, pero finalmente se vuelven a levantar.

Hay una verdadera pérdida de potencial para el mundo del trabajo. Pero es una cuestión difícil de abordar, porque es sobre todo necesario que las empresas puedan comprender estas diferencias.

¿Qué pueden aportar a las empresas?

La empresa tendría gran interés en comprender y sacar a la luz estas personalidades. Cuando van bien, cuando aceptan lo que son y se sienten aceptados como tales de forma benevolente, son personas que son muy generosas, que realmente quieren hacer avanzar las cosas. Están llenos de humanidad.

Para la empresa, son reservas de creatividad, capacidad intelectual, liderazgo, innovación. Una vez integrado, el superdotado tiene un sentido muy importante de la perfección.
Y, contrariamente de lo que se piensa, saben mostrar mucha humildad … La duda es un concepto que habita en muchos adultos superdotados, esto impide que se les suba mucho a la cabeza. Si se daría el caso contrario, sería para ocultar el hecho de que son muy vulnerables. Cuando tengo uno en ese estado, es bastante práctico: sé que algo no va bien …

¿Hay, o alguna vez has notado, perfiles de oficios para los cuales los superdotados tienen predisposicion?

No hay estudios específicos todavía, pero sería muy interesante presentarlos! Por experiencia, diría que hay muchos empresarios. Esto no significa que todos los empresarios sean superdotados! También encontramos creativos, políticos. Están bien representados en el sector asistencial, entre médicos, psicólogos … En otras palabras, personalidades que tienen esa energía para ayudar a otros. Hay algo que habita en el adulto superdotado, aunque se encuentre en las profundidades de su corazón, que es ayudar a la humanidad a vivir mejor.

En uno de tus últimos libros;” Forcer le destin – J’ai choisi le succès, l’échec m’a rattrapée”, Forzar el destino – Elegí el exito, el fracaso me descubrió,  (Ed Robert Laffont), analizas, sobre la base de su narrativa, la historia de la emprendedora Aude de Thuin. Sus éxitos y luego su explosión en pleno vuelo, muy gráfica… ¿Un ejemplo de empresaria superdotada?

Sí, Aude es totalmente precoz, pero tuve que luchar para mantener este pasaje del libro, ella no quería decirlo. La empujé a contar su historia, su infancia y sus heridas. Pero no es sólo eso. Hemos trabajado duro en esta noción de éxito, haciendo un éxito de la vida, especialmente en la empresa.

Trabajé con muchos empresarios y políticos, y descubrí que pocos de ellos tenían la fuerte voluntad de tener éxito. Son mas impulsados por el poder de hacer y lograr. El éxito viene principalmente de los ojos de los demás.

Al final, ¿Puede el adulto superdotado ser feliz en este mundo para el que no parece adaptado?

Desde el momento en que saben quienes son, pueden ser muy felices por tener ese tipo de funcionamiento.

Lo que sigue siendo una fuente de gran sufrimiento es la expresión del sentimiento de diferencia en relación con los demás. El descubrimiento, incluso a una edad adulta, hace posible volver a leer su historia a la luz de este diagnóstico. Mantenemos las mismas imágenes, no hay botón de reinicio, pero podemos poner otras etiquetas y otras explicaciones a continuación. Uno ya no es el nulo, el pequeño patito feo, demasiado excesivo, demasiado sensible. Comentarios, que, después de un tiempo determinado, terminan atacando profundamente la autoestima. Mi paciente más viejo debe tener 85 años, él habla de un sentimiento de no sentirse realizado. Está feliz de vivir, no le importa cuánto tiempo le queda.

Cuando no sabes que eres  superdotado, no sabes que la gente de al lado ve el mundo de otra manera. De repente, nos ponemos las gafas: entendemos mejor el mundo, vemos claramente y podemos reconciliarnos con nosotros mismos. Y desde ese momento, todo es posible!

Hoy en día, Cogito’z es una red de varios centros, ¿cómo está estructurado?

Soy emprendedora pero no empresaria. Comencé sola, luego fui creciendo, según me pidieron, por cooptación. Después de Marsella, abrimos Avignon, París.

Pero, con casi 20 empleados, la compañía se volvió demasiado pesada para manejar. No quería vender, quería transmitir a los que trabajaban conmigo. En 2014, con Alain, mi esposo, que se convirtió en director gerente de Cogito’z Développement, decidimos dividir las estructuras. En París, Nantes y Reims, la capital es compartida entre el director general, nosotros y el resto del equipo. Niza y Londres, que pronto se abrirán, están bajo licencia de la marca Cogito’z con derechos y deberes recíprocos con psicólogos directores que poseen el 100% de sus estructuras. Este es el caso de Lyon.

Por supuesto, mirando el mapa, uno piensa que se perdería un sitio en Burdeos o Toulouse. Pero es difícil hacer un anuncio para reclutar a un psicólogo que sea parte de nuestras prácticas.

¿Qué los distingue de otros centros?

Trabajamos con la ayuda de la psicología militar, que utiliza medios técnicos como balances o pruebas. No se trata sólo de tener una puntuación para poner una cruz en una casilla, sino para explorar, como Sherlock Holmes. El objetivo es entender cómo una persona, en este momento de su historia, trabaja, localiza, piensa, memoriza. Dibujamos su mapa del territorio, desde su personalidad y sus dificultades hasta sus recursos, para ayudarle a avanzar en su camino mas cercano, plantar semillas en campos de barbecho, regar la hermosura que ya ha crecido y cruzar los bosques oscuros con un hacha – y qué hacha ha de usar para pasarlos!

También utilizamos la psicoterapia cognitivo-mediada, que consiste en introducir un tema para pensar, entre el paciente y nosotros, actuando como mediador. Esta terapia también forma parte de la línea Gibello. Estas técnicas requieren estar involucradas en una dinámica interactiva de co-construcción con el paciente para mejorar lo más rápidamente posible. Esto requiere más inversión y compromiso, pero no somos sólo recipientes para escuchar. ¡Los psicólogos pasivos no los puedo soportar! Considero que un psicólogo contemporáneo debe ayudar, concretamente. Es un deber, no es opcional, con una cuasi obligación de resultado. En 2017, en Francia, no es tan común en el entorno. Todavía hay mucha resistencia.*

 

*Entrevista traducida de LaTribune.fr

http://acteursdeleconomie.latribune.fr/debats/grands-entretiens/2017-02-09/jeanne-siaud-facchin-les-surdoues-sont-des-reserves-de-leadership-et-d-innovation.html