Traducción del artículo de Jeanne Siaud-Facchin sobre el devenir del adulto superdotado, publicado recientemente en la revista francesa “Cerveau & Psycho”. De momento, solo esta disponible el inicio del mismo. Falta gran parte del texto.
En el mismo, Jeanne nos habla acerca de las peculiaridades del superdotado, una vez adulto, así como de los diferentes términos que se utilizan para definir a estas personas con un alto potencial…

 Hay más de un millón de adultos superdotados en Francia. Estas “cebras” son enigmáticas: algunas tienen una vida emocionante, otras encuentran muchas dificultades. Una paradoja difícil de entender.

JEANNE SIAUD FACCHIN

Patrick, un investigador de neurociencias en una universidad parisina, tiene ahora 40 años y es feliz en su vida profesional y personal. Pero ha tenido una adolescencia complicada: en su tercer grado, su rendimiento académico baja, sin razón aparente, hasta ese momento siempre había sido un buen estudiante. Entonces comienza a deprimirse y sus padres no saben qué hacer. Al consultar a un psicólogo y pasar pruebas, Patrick descubre que es “superdotado”, “precoz” o que tiene “alto potencial” (tres términos equivalentes) porque su cociente intelectual (ci) es 145.
Gracias a una atención adecuada, el adolescente recupera el gusto por la vida, realiza estudios brillantes, sintiéndose ahora bien consigo mismo y con su cabeza. Como adulto, sabe que sigue siendo superdotado y utiliza sus habilidades para la investigación científica y las relaciones personales. Pero el caso de Patrick no es tan común: algunas personas no saben que tienen un alto potencial y viven mal sin entender por qué, otros no tuvieron éxito en la vida cuando eran niños “precoces”.
Por otra parte, el término “precoz” difícilmente puede ser apropiado cuando se habla de un adulto … En cuanto a la denominación “superdotado”, esta no es necesariamente mejor, permaneciendo asociada con el mito del “siempre más” de alguien que habría recibido un “regalo “al nacer, como lo indica su equivalente anglo-sajón “gifted”, cuya traducción es superdotado. Por esta razón, ahora se prefiere el término “alto potencial”, y es también el más utilizado hoy en día en la literatura científica. Pero estas palabras, una vez más, dan la prescripción de una habilidad, de una capacidad, que sería bueno usar en su totalidad. Es por eso que utilizo el término “cebras” para describir a estas personalidades atípicas y entrañables cuyo funcionamiento intelectual y emocional se distingue de las demás. Difieren en su manera de “estar en el mundo”, como la cebra en medio de la sabana, cuyas rayas son sin embargo únicas, como huellas dactilares.

 Adultos olvidados

Durante mucho tiempo, los clínicos han ignorado esta población de adultos superdotados, mientras que los niños y adolescentes jóvenes, atrapados en las demandas de la escuela, en los mandatos de éxito, han sido objeto de un abundante estudio. El éxito o el fracaso de estos jóvenes llevó a investigadores, médicos y neuropsicólogos a tratar de entender qué obstáculos se interponían en su camino. Pero no se ha hecho nada equivalente para los adultos…*

 

 

*Traducido del artículo “Que devient un surdoué une fois adulte”? publicado en la revista “Cerveau & Psycho, Mayo 2017.

http://www.cerveauetpsycho.fr/ewb_pages/a/article-que-devient-le-surdoue-une-fois-adulte-38412.php