D. Juan Antonio Álvarez

Psicólogo especialista en psicología clínica. Terapeuta y mediador familiar con 30 años de experiencia. Especialista en AACC, terapia familiar, adicciones, técnicas de integración cerebral, etc. Fundador y director del Centro de Psicoterapia y Transformación Personal, en Asturias. Vicepresidente de la Asociación Enol para el Estudio de altas capacidades y superdotación, Director del Centro de Atención Múltiple de la Fundación CESPA-Proyecto Hombre.

TÍTULO: BENEFICIOS DE UNA ADECUADA IDENTIFICACIÓN: TE CONOCES-TE PROTEGES- TE DESARROLLAS.

RESUMEN: Las personas de alta capacidad intelectual, en muchas ocasiones, “perciben, captan y entienden muchos aspectos de manera continuada que, pueden pasar desapercibidos para el común de los mortales”. Esta capacidad tiene que ver con la gran activación de los diferentes sentidos, con que suelen ser personas muy sensibles (por ejemplo en su empatía, en lo que tiene que ver con la justicia, etc.), y una activada conciencia cognitiva de lo que está ocurriendo alrededor.

Aunque la evidencia científica describe que las personas con alta dotación intelectual tienen menos problemas que la media, por lo que podemos considerar esta dotación como un factor de mejor proceso vital en todos los campos, éste éxito tiene mucho que ver con un buen ajuste y conocimiento personal. Esto se debe a que en el desarrollo de la construcción de la personalidad de una persona con AACC, como ya describe Terrasier, podemos encontrarnos determinadas disincronías; las debidas a los desfases entre lo cognitivo y emocional que pueden crear malestar, o la disincronía social que puede llevar a diferencias en intereses, juegos o vocabulario y que explican su preferencia por la relación con otras personas de más edad cuando están en la edad infantil.

Resulta de vital relevancia pues, ayudarles a integrar estos desfases posibles, y podemos considerar que una buena identificación puede ser una de las claves de este ajuste, pues llevará aparejado que desde los puntos de vista familiar, académico, social y personal, aumenten las posibilidades de integrar los desfases mencionados.

La capacidad de conocernos a nosotros mismos depende en el origen de nuestras interacciones con los otros y del feedback que recibimos. Por tanto el estilo de crianza es una de las claves de este proceso, pues nos aportará una imagen propia, de nuestros derechos, estilo de seguridad, etc.

En la medida que una persona se conoce (y que el entorno la conoce), aumentan las probabilidades de que se preocupen de sí mismas pidiendo lo que necesitan (y recibiéndolo). Resulta fundamental la experimentación del éxito personal, de nuestro valor para las demás, en el área que sea. La creencia positiva en tí, que acompaña a la mentalidad de crecimiento, es la base de la autoprotección.

La superación personal es la capacidad de levantarte por tus propios medios y hacerlo mejor que antes. Requiere creer en que puedes hacerlo…y en que es posible…y que quieres que ocurra. Para conseguirlo, necesitamos tener habilidad para anticipar los cambios sin que nos bloquee la ansiedad y poder tolerar los errores. Las estrategias pueden ser variadas, como fijar metas que den sentido a nuestra existencia, identificar nuestros éxitos, y analizar el proceso además del resultado de nuestras acciones.

Todo este recorrido, desde una adecuada identificación, ayudará a la persona a “verse mejor, actuar mejor y sentirse mejor”.

Habilidades

Publicado el

mayo 11, 2021

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *